Pendientes de oro

¿Cómo saber si es oro? Trucos para detectar falsificaciones

Todos sabemos que el oro es un metal precioso de importante valor. Ahora bien, este valor va cambiando, y desde hace algunos años, está al alza, lo que ha provocado un aumento de las falsificaciones. Tanto si tenemos una joya de oro en casa o bien vamos a comprar una nueva, es importante conocer algunos trucos para detectar falsificaciones y saber si se trata realmente de oro o no.

Comprar la joya y asesorarnos en una joyería de renombre y de confianza es la mejor opción para asegurarnos que estamos adquiriendo una pieza auténtica. Si optamos por realizar las comprobaciones por nosotros mismos deberíamos prestar mucha atención a los siguientes aspectos:

Conoce el precio de tu joya o reloj con nuestro tasador online

Marcas o sellos

Cuando una joya es de oro suele llevar una marca o sello oficial con el número de quilates que indican la pureza de éste. Las marcas más típicas son de 10k, 14k y 24k. También se suele aplicar el sello de la marca. Ahora bien, puede ser que no se vea correctamente esta marca porque, con el tiempo, la joya se haya desgastado, algo que deberemos tener en cuenta cuando realizamos este primer examen visual de comprobación.

Color o decoloración

Otro elemento que debemos examinar para detectar falsificaciones es el color del oro. Normalmente, si el color es uniforme, se trata de una pieza auténtica, pero si vemos en las zonas de desgaste (especialmente en las joyas antiguas) otro color distinto al dorado, entonces puede ser que haya una mezcla de varios materiales o bien se trate de una pieza bañada en oro, pero no se trataría de oro puro. 

Reacciones sobre la piel

El oro no suele ser un metal que provoque reacciones alergias sobre la piel. Si observamos que la piel se queda algo verdosa con esta joya, entonces ten por seguro que no se trata de oro.

Tipo de dureza

El oro es un metal muy blando si se compara con otros. Por tanto, si resulta que la pieza es bastante dura, quizás no sea de oro auténtico. Para comprobar su pureza, hay muchos sistemas, como morder el oro, algo que hemos visto en muchas películas y competiciones deportivas, siendo un sistema que no es especialmente fiable(y además podemos hacernos daños en los dientes). Esto se solía hacer anteriormente porque, al morder, las huellas de los dientes quedaban en el metal que era de oro.

Mujer con colgante de oro

El método del imán

Una de las pruebas, algo rudimentarias eso sí, para verificar que nuestra joya es auténtica, es usar el método del imán. Como el oro no es magnético, si observamos que al pasar el imán por encima de la joya, ésta se acerca o se queda pegada, no estaríamos ante una pieza de oro. Para realizar esta prueba no vale cualquier imán, debe ser uno muy fuerte y potente. 

¿Suena cómo oro?

Entre los trucos para detectar falsificaciones, aunque suene extraño, está el sonido. Se trata de uno de los métodos con el que se puede saber si el oro es auténtico o no, ya que debe emitir un tintineo limpio al rebotar sobre una superficie lisa y dura. Si, por el contrario, suena hueco o de forma más grave, es mejor que desconfiemos de esta pieza.

Calcular la densidad

Para calcular la densidad del oro necesitamos saber su peso y volumen, y luego dividir la masa por el volumen. Este sistema se utiliza para saber de cuántos quilates es la pieza de oro que tenemos pero no de comprobar el metal del que está hecho. Los expertos del Grupo Sempi remarcan que el oro suele pesar y ello es porque su densidad es de 19,32 gramos por centímetro cúbico. Para comprobar la densidad, necesitamos una balanza, un recipiente milimetrado y agua. 

Pasos a seguir para calcular la densidad del oro

  • Pesamos la joya o pieza de oro.
  • Llenamos el recipiente y sumergimos la pieza. 
  • Verificamos hasta dónde ha subido el nivel y qué marca cuando sumergimos la joya. 

Para esto comprobaremos la diferencia entre el nivel del agua antes de sumergir la pieza y el nivel una vez esté sumergida. Así, podemos conocer la densidad de la misma, que, en función de su pureza, sería:

  • 11,57 gr/ml para el oro de 10 quilates.
  • 13,57 gr/ml para el de 14 quilates.
  • 15,58 gr/ml para el de 18 quilates.
  • 19,32 gr/ml para el de 24 quilates.

Comprobar que es resistente a la corrosión

Para ello se utiliza el método del ácido nítrico, con el que aparece una reacción en la pieza si se trata de una mezcla de varios metales. 

El método es simple, pero es mejor que el proceso lo realice el joyero profesional porque no siempre es fácil encontrar ni manipular ácido nítrico. Ponemos la pieza en un contenedor de acero inoxidable y añadimos una gota de este ácido.  

Anillos de oro

Según Joyería Goldstein, en el caso de provocar una reacción de color blanco, suele tratarse de plata de ley bañada en oro. Si se pone de color verde, la pieza podría estar fabricada en otro metal que no es oro. Si cuenta con un color dorado, es latón bañado en oro. Para que sea una pieza de oro auténtica no debe aparecer reacción.

Prueba de la flotación

No es uno de los métodos más fiables para comprobar si no nos están dando una pieza falsa, pero puede servir en algunas ocasiones. Consiste en comprobar si la pieza de oro flota o no y para ello dejaremos caer la pieza en un vaso lleno de agua. Como hemos especificado, el oro es un metal denso que debería hundirse.

Actualmente cada vez hay sistemas más sofisticados para falsificar las piezas de oro. Por esto, lo más recomendable es llevar a tasar o comprobar la pieza que tenemos a nuestro joyero de confianza, pues tiene las herramientas y la sabiduría para comprobarlo adecuadamente.