anillo de oro

Marcas del oro: Cómo saber la pureza de tus joyas

El valor de una joya de oro se determina por su pureza. De este modo, para saber la calidad de una pieza, más allá de ir a tasar la joya, hay algunas otras cosas que nos pueden indicar si se trata realmente de oro y los quilates del mismo. Observando la pieza, seguro que has visto unas marcas del oro sobre la joya, pero ¿qué son y qué significan?

¿Qué significan las marcas en las joyas?

Estas marcas o sellos suelen ser motivo de consulta en muchas joyerías, lugares de tasación, y en tiendas de venta y empeño de oro. En pocas palabras, son los sellos que indican la pureza del oro expresada en quilates. Pueden haberlas de distintos tipos:

Marca de 24 quilates

Esta marca indica que la joya de oro es de 24 quilates y significa el oro de la pieza es 100% puro. Recuerda que el término quilates hace referencia a «24 partes», por lo tanto, una joya de oro de 24 quilates está compuesta exclusivamente de oro. El oro de 24 quilates es amarillo y relativamente blando, por lo que a menudo se crean aleaciones que rebajan su pureza pero incrementan su dureza.

Joyas con marca de 22 quilates

Las marcas de oro con 22k corresponden a las que tienen un 91,6% de oro puro. Por lo que, si tienes esta joya en casa, debes saber que su valor es potencialmente elevado

La marca de 18 quilates

Por su parte, cuando nos referimos a las piezas con 18K, son joyas de oro que corresponden a 18 quilates y tienen un 75% de oro puro. Son las que podemos encontrar en una gran parte de las joyerías y las que solemos tener en casa o que nos han regalado. En este tipo de oro cabe destacar que los colores son más sutiles que en los tipos superiores.

A su vez, se observan algunas piezas que tienen el marcado 18K GF y 18K RGP, cuyas siglas corresponden al nombre de Gold Filled. Esto quiere decir que la joya únicamente tiene una capa de oro de 18K, pero va unida a un cuerpo de metal. 

Joyas de 14 quilates

De igual forma que los 18 quilates, suelen ser piezas que se encuentran de forma estándar en las joyerías y que son las que más abundan en el mercado. En este caso, las marcas de oro de 14k corresponden a un 53,8% de oro puro. Esto significa que tenemos un 42% de metal que podemos añadir para modificar el color, pudiéndose conseguir colores bastante más intensos que hacen que las joyas sean algo distintas.

Anillo de diamantes y oro

Piezas de 10 quilates

Aunque en menor medida, nos podemos encontrar joyas de 10 quilates que son las que tienen un 41,6% de oro puro.

Baja pureza: 9 quilates

En el caso del oro de 9k tiene un porcentaje de oro bajo, bastante menos de la mitad de su composición. Y es de destacar que, a diferencia de los que tiene una proporción de oro mayor, en este caso, puede producir alergias y oxidarse.

En algunos países, como Estados Unidos, el de 9K no puede comercializarse legalmente como “oro”. En España, sí es legal su comercialización, siempre y cuando se indique claramente su grado de pureza.

Otras marcas del oro habituales

Hay determinados números y letras que forman parte de las marcas de oro de las joyas pero que quizás no entendamos. Si la pieza tiene grabado un 916, entonces la joya tiene un porcentaje de 91,6% de oro puro mientras que el resto procederá de otros materiales.

Si se trata del 750, corresponde al número de las joyas de 18K, siendo una numeración que se utiliza para definir las joyas de oro realizadas en Europa.

Por otro lado, está el número 585, que corresponde a las joyas de 14K, y el 417, que se usa para definir el oro de 10K

Existen otros rasgos distintivos como las letras HGE, baño de oro o RGP, que son fracciones que indican la relación de oro con respecto a la aleación. Mientras que las siglas PT cuando van seguidas de un número, indican que la joya es de platino.

Consejos para valorar las marcas del oro

Si no tienes claro qué número corresponde a la marca de oro de tu joya, lo ideal es que preguntes a tu joyero de confianza.

Ten en cuenta que la marca se puede falsificar y nos podemos encontrar con piezas que supuestamente son 24K o de 18K cuando realmente es mucho menor. En cualquier caso, un profesional cuenta con las herramientas adecuadas para certificarlo bien.

Además, hay piezas de oro que se van desgastando con el paso de los años y puede ser que la marca se haya deteriorado e incluso desaparecido, y, de esta manera, puede pasar que una joya de oro auténtico carezca de marca. EN estos casos, será necesario utilizar una lupa o lentes de aumento para percibir las marcas de oro más sutiles.